Encauzá tus impulsos violentos:

Te insisto en que no se trata que reprimas nada: ni tus odios, ni tus rencores, ni tus iras… Las emociones son energía y con la energía podés hacer cosas constructivas o destructivas. Te propongo que utilices esta energía constructivamente. Para eso suele ser necesario aprender a postergar el impulso para que puedas organizar una respuesta inteligente y superadora. Descarto de plano la venganza porque te introduce en una espiral de violencia creciente.

Otra cosa es la justicia, que no la incluye. “Recibimos lo que damos” repetía insistentemente INDRA DEVI cuando alguna persona le contaba sus dramas. Sus sabias palabras hacían alusión a una ley espiritual que predice que lo igual atrae a lo igual.

La consigna para practicar es amigarse. Quién está firmemente establecido en el no dañar, aleja de su presencia toda enemistad.

No te apropies de lo que no te corresponde:

No robar en su significado llano. Además de las obvias, hay maneras sutiles de robar como cuando te colocás en el centro de atención de los demás, cuando tenés una visión “ptolomeica” en la que sos el centro del mundo. Es necesario que realices en tu vida una “revolución Copernicana” en la que te veas integrado a tu grupo primario, a tu grupo social, a tu entorno ecológico, a  tu especie, a tu planeta….. y dejar de ser su centro. 

Que otros “roben”, inclusive que te “roben” a vos, no te habilita a “robar”, porque si “robás”, te estarás instalando en el mundo de tus sueños y de tus sufrimiento, cualquiera que sea el sentido que le dés a esta palabra “robar”. 

La consigna para practicar es reintegrarse:
Quién está firmemente establecido en el no robar, tiene todos los tesoros a su alcance.

Expresá sólo la verdad:

No se trata solamente de que hables con la verdad, sino que expreses con tus actos una vida transparente, sin ocultamientos ni dobleces. Esto tiene que ver con tus juegos de roles y con la moral con que jugás cada personaje. Se manifiesta la contradicción cuando te encontrás con personas en ámbitos diferentes a los habituales y tenés que sostener con esa persona un rol que no es el que corresponde a ese lugar. Estos dobleces requieren que para sostenerlos, tengas que estar atento para no contradecirte, lo cual es un enorme gasto de energía. Por otro lado, el hecho de no decir la verdad “ensucia” tu cuerpo energético, te hace sentir culpable, deudor, expectante para defenderte. No ser transparente te aleja de tu propio centro.

La consigna para practicar es REVELAR:
Quién está firmemente establecido en la veracidad, asegura a sus palabras un resultado infalible.

Evitá el derroche:

La Maestra INDRA DEVI enseñaba que esta práctica debía hacerse tratando de prescindir de todo lo que fuera superfluo en la vida. Utilizá tu energía sexual centrada en el afecto para no malgastarla. Buscá utilizar toda forma de energía (y en general, el uso de todo aquello de lo que disponés en la vida) con el fin de elevarte en todos los sentidos evitando derroches innecesarios.
– “¿Realmente necesito esto o puedo prescindir?”
– “¿Esto me hace mejor en algún sentido?”
Te ayudará mucho hacerte estas preguntas con frecuencia. Lo superfluo es como la “adiposidad del espíritu” y actúa de la misma forma que en el cuerpo: altera el funcionamiento, embota y va adormeciendo.

La consigna para practicar es austeridad.
Quién está firmemente establecido en la continencia, obtiene energía.

Evitá la codicia:

La codicia puede estar relacionada con la envidia o con algún sentimiento de desvalorización y siempre está relacionada con la no satisfacción acerca de los logros que hayas alcanzado. El EGO es quien comanda cuando hay codicia … y quiere siempre más …. quiere situarte siempre por encima de los demás … Cuál es la diferencia entre tener ambiciones y la codicia, es algo personal, pero es necesario que sepas que en el terreno de la codicia entrás en el campo del sufrimiento aunque haya pequeñas alegrías.

La consigna para practicar es dar.
Quién está firmemente establecido en el no codiciar, despierta al cómo y al porqué de la vida.

®2017 por Estudio Yoga En Casa. Derechos reservados.
Av. Raúl Scalabrini Ortiz 3183 PB B (entre Cabello y Cerviño) Palermo C1425DBM, CABA, Argentina
rubensifonios@gmail.com | Tel: (54 011) 4802-1372